Skip to content

ConBoca

Soy el mas fresco… de Rafael Miranda

por: Humberto Figueroa en CONBOCA http://www.conboca.org/

“Tu acción es una respuesta que supera la exclusión al forzar tu presencia con la acción performática y la gráfica.  De esa  manera levantas un cuestionamiento sobre los criterios exclusivos que se usaron para dar con un panorama aislado que ha dejado fuera a otros protagonistas.”

El proyecto … soy el mas fresco… de Rafael Miranda es tema para largo.

Una mirada superficial puede despachar la acción y obra de Miranda bajo el argumento de ser un esfuerzo en vías de lograr visibilidad. Sin embargo el proyecto del artista ” de todos yo soy el mas fresco” demuestra un buen grado de madurez y una conciencia dirigida a interrogantes que procedo a señalar.

El proyecto esta vinculado con la distribución y venta de un catalogo vistoso sobre artistas jóvenes en Puerto Rico. La publicación es un logro por ser el primer libro de esa generación que arranca finalizando la primera década del siglo XXI. “Frescos” se define como nuevo, reciente, renovador desde la portada del catálogo en amarillo guineo de Chiquita banana en maridaje con Banana Republic. Nítido en su diseño gráfico predominan las bandas y fondos en color piscina Wal Mart blue. Portada dura, de buen volumen incluye ensayos de interés de curadores invitados a reseñar el arte actual en la isla. Los curadores, figuras de renombre que promueven el arte visual de nuestra isla, comparten miradas y análisis crítico e histórico según  ubican a los artistas y su arte dentro de esa categoría definida como lo contemporáneo. Todo proyecto editorial supone una edición y en el caso de la tarea curatorial una selección que implica un enfoque con su argumentación. En ese ejercicio unos son incluidos y otros excluidos. La inclusión por exclusividad ha impulsado a algunos de los rechazados a dar pasos afirmativos desde acciones y reacciones insospechadas.

El éxito económico del proyecto puede motivar una edición de Frescos 2 y para entonces de seguro llega con brisas de ciclón. Pues el arte actual se vincula con cambios dramáticos  y quiebres  que en muchos casos desplazan expresiones que suponen continuidad y un desarrollo sutil.

Rafael Miranda desde su ausencia en el proyecto editorial Frescos, reacciona con dos acciones esenciales, el acto performatico y la producción de una hoja gráfica. Conceptualiza con el modelo del diseño de la publicación  amarillazulada. Diseña una hoja que propone como un inserto en el libroFrescos  o como gráfica de circulación independiente. Con la apropiación del formato y el diseño de las páginas del libro, Miranda se incluye formalmente. “A la cañona” despacha la ausencia de su persona y de su arte desde una acción con visos clandestinos. Miranda se incorpora desde su iniciativa se considera invitado  desde la presencia de los otros, ” los incluidos”. Estoy en el cuerpo, (el libro) con de mis pares. Descarta de esa forma el rol editorial y curatorial enfatizando el valor de la publicación como catálogo abierto y libro de imágenes en incremento.

Al realizar su edición gráfica, luego su acto performático, con documentación y difusión, el artista reconoce el valor de Frescos como un instrumento de trabajo, en proceso, como torre de babel que acepta todas las variantes lingüísticas en el complejo panorama isleño. Acepta su rol como un mediador que fomenta la visualidad. Sin alardes propone que otros realicen la interpretación critica de su participación en la publicación.

La documentación fotográfica que registra el acto performático muestra a un artista anónimo, de espalda, camino al Museo,( MAPR), dentro de la tienda y librería, acomodando sigilosamente el pliego grafico en el libro Fresco. El anonimato como acto e imagen, la silueta vestida de “curator black”, representa al artista en acción ejecutiva y ejecutante. Le faltan unos guantes blancos para representar el experto en una subasta de Sotheby.

Rafael Miranda es parte de la publicación por voluntad.  Parece afirmar; estoy por ser, decido estar y soy. Su arte radica en esa toma de decisión.  Su fresquería es acción valiente, cruza las fronteras de seguridad, de derecho intelectual y viola los registros. Su acción sigilosa en la tienda del MAPR es irreverencia discreta, silenciosos y mudo reto institucional. Su discreta incorporación a Frescos es acto violatorio amoroso.

Si la publicacion ya perdía su aire de proyecto fresco, Miranda la provee respiración artificial, boca a boca y convoca a otros a corresponder al acto.

Pero a fondo Miranda parece señalar sobre la importancia del libro de arte en Puerto Rico y su escasa producción. Si bien no hay un compendio enciclopédico sobre el arte nacional, la producción editorial sobre el arte del siglo XX en Puerto Rico es mínima e incompleta.

La generación de Rafael Miranda vive en rewind la situación de otras generaciones. Algunas de ellas ignoradas o borradas, a falta de estar presente con obras en alguna sala de exhibición o, en algún libro. Una de esas generaciones, del setenta, se identifica como la generación fantasma. La acción gráfica y performática de Miranda desde su sutil inclusión apunta a las omisiones y exclusiones, invita a considerar a los otros y las otras.  Miranda habla por los borrados, por los invisibilisados.

En la 57 St. entre la Sexta y la Quinta avenida de Manhattan, NY, hay una librería de prestigio, Rizzoli, allí vimos un ejemplar de Frescos en tablilla. Uno. Su azulado brillo amarillo lo destacaba entre otras publicaciones de valor exótico.

En San Juan Miranda se impone, coloca su inserto en el libro en un estante del MAPR.

Pero vamos al detalle, Miranda en sus proyectos artísticos alude al concepto isla: en  La peña del perro de la playita del Condado, en la hamaca,  con el carrito de compras, y finalmente la hoja Yo soy el más fresco en Frescos. La imagen de obra en su grafica inserto es una foto de un carrito de compras de supermercado, anclado al suelo sin ruedas y sobre cuatro bloques de hormigón. Es a manera de signo del colapso del consumerismo en la isla, un carrito que no rueda es cajón vacio. Monumento al ready made en los malls comerciales que bordean la costa del país. La isla anclada, y el carrito inamovible.

El tedio por la escasa circulación en la “Art Boutique” le permite acomodar su pagina,
posar para la cámara sin mirar a ella, sin despliegues histriónicos, encarnando a todos los sin frescura. Su hoja … Yo soy el mas fresco…en edición de cincuenta esta a la venta. Señala con su edición de pliego “original” que el concepto es mas rentable, por el mismo precio te ofrece un arte de categoría: printed matter. La apropiación se propone como valor superior al referente, fuente que motiva el proyecto artístico. Rafael en negro absoluto es hombre isla.

Al cuerpo editorial de Frescos los invitamos a preparar una edición dos y cambiar de fruta. Los mangoes de Santa Isabel se venden bien en Europa. A Rafael Mirando lo instamos a continuar sus sutiles e imperceptibles actos performáticos y gráficos. A fin de cuenta hay que combatir toda esa estética de la estridencia.

 

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *
*
*